Blog Personal, Reflexión

UN AÑO MÁS

Estoy a una semana de cumplir un año más de vida y pienso…

Cumplir años es una nueva aventura, es preguntarse si vamos en el camino correcto, enmendando errores, marcando nuevas metas. Ese día nos damos cuenta cuánto hemos madurado, la mente piensa de manera diferente y, por esa razón, nos vemos en la necesidad de los cumplir años rápidamente, para ser más de lo que se es, como si todo en la vida fuera por cuestión de tiempo; después, cuando nos damos cuenta que el tiempo corre más rápido de lo pretendido, se desearía parar los números y ya no cumplir por aquello de que parece que no estamos aprovechando suficientemente lo que va pasando como para mostrarnos plenamente satisfechos.

Además, se cumplen años compartiendo, viviéndolos junto a otras personas, seres queridos o simplemente con amigos de trabajo o de estudios. Al final, los días en que se cumplen años nunca son iguales. Cada edad tiene su propia esencia. Esté año, que cumplo un años más, definitivamente no pienso igual que el año pasado o los anteriores. El pasado se queda atrás. Aunque, siempre hay cosas que me gustaría haber realizado y no se han logrado.  Con lo positivo y negativo, creo haber cumplido bien esté año. A pesar de no haber podido cumplir todo lo que me propuse y no haber visto a todas las personas importantes para mi debido a la pandemia. No me quejo de nada. Tengo una familia que me hace feliz y amigos que me han demostrado que no hace falta vernos para estar ahí.

También es importante plantear metas nuevas para el siguiente año, la nueva etapa de nuestras vidas.

“La vida te da la oportunidad de escribir, corregir y mejorar tú historia todos los dias” – Anónimo

Blog Personal, Motivacón, Reflexión

DEJAR IR

Muchas veces nos aferramos a personas, cosas o situaciones por miedo a perderlas. Es tanto el miedo a estar sin ellas, que se acumulan sentimientos, creencias y emociones que tienen que ver con eso que no estamos dispuestos a dejar ir. Tenemos miedo a cambiar, a dejar entrar cosas o personas nuevas a nuestra vida, porque puede significar soltar lo viejo.

A menudo nos cuesta trabajo desprendernos de recuerdos, personas o situaciones que en su momento significaron mucho para nosotros pero ya no están en nuestra vida. Nos aferramos, para no sentir dolor, miedo o tristeza.

Puede ser una persona, un objeto o una situación. Esto puede ser, el recuerdo de una pareja, ese objeto que me regaló una persona que ya no está en mi vida. Estamos enganchados a lo que pudo ser y no fue. Creamos dependencia emocional y mental que nos ata y no dejar que vivamos.

Es curioso, porque no solo nos aferramos, a personas, a cosas o incluso a situaciones, sino que también nos quedamos enganchados con nuestros pensamientos y creencias. Es importante entender que la dependencia es como una droga, que crea adicción, cuanto más piensas, más quieres estar con esa persona o en ese lugar.

Para empezar a soltar, primero debemos empezar a aceptar y asimilar que las cosas pasaron por una razón y no las podemos cambiar, aunque lo querramos con todas las fuerzas.

También es necesario empezar a admitir que lo que debemos soltar duele, ya que es algo que teníamos, y que ya no vamos a tener. Soltar significa estar dispuestos a renunciar a algo.

Por lo tanto, es importante permitirnos sentir ese dolor o ese miedo que nos produce soltar lo que tanto queríamos. Es necesario despedirnos a través de una carta, un ritual, algo que nos sirva para cerrar el pasado y poder centrarnos en el presente.

Pasos para comenzar a soltar

1. Date cuenta de lo que te tiene enganchado  

¿Cuál es tu adicción o tu droga emocional? ¿En quién no puedes dejar de pensar? A veces son más de una situación o personas de las que no nos podemos desprender. 

2. Desprenderte de los pensamientos negativos

No dejes que tus pensamientos negativos entren en ti. Busca una palabra que te ayude a dejarlos fuera de tu cabeza. Por ejemplo, basta, hasta aquí, no más. 

3. Escribe una carta con todo lo que te causa dolor

Expresa tu tristeza, tu dolor y tu enojo. Imagina que puedes comunicar todo aquello que no pudiste decir, y que te hubiera gustado. Despídete de la persona o situación. Prueba también agradecer todo lo que te ha dado esa persona o situación pasada.

4. Lee la carta en voz alta

Imagina que tienes a la persona o la situación enfrente, si te es difícil, siempre puedes poner una almohada o un peluche que represente esa persona o situación. Llora, patalea, grita si es necesario. Leela tantas veces como te sea necesario, hasta que sientas que la carta te libera, que ya no queda nada más por decir. 

5. Quema o rompe la carta

Una vez hayas leído la carta en voz alta imaginando que tienes a la persona o situación delante, quema o rompe la carta según lo sientas. Deja que las cenizas se las lleve el viento.

6. Disfruta de las pequeñas cosas

Deja tu pasado atrás y empieza a vivir. Búscate cosas nuevas que te gusten hacer. Por ejemplo, haz deporte, sal a pasear, mira una película, etc.

Una vez que hemos aceptado que las cosas suceden por una razón y hemos logrado sentir ese dolor, estamos listos para dejar lo que nos ataba al pasado. Estamos listos para dar espacio a algo nuevo, confiar en la vida y en nosotros mismos.

Blog Personal, Motivacón

SOLTERIA POSITIVA

Hace poco me di cuenta lo importante que es para la sociedad que a los veintitantos ya estés en una relación formal o casada. Es muy común escuchar a esas amigas con novio o a la típica abuela decir ¿y el novio para cuándo? O ¿no te vas a quedar soltera?
En mi opinión las mujeres que permanecen solteras por algún tiempo es debido a una decisión propia, por diversas circunstancias en las que encontramos: “no es mi prioridad salir con alguien, quiero enfocarme a mi carrera profesional y crecer en ella o simplemente no he encontrado aquella persona con la que quiera compartir mi tiempo, mi ser, mi vida completa”. Todas y otras razones, son válidas. El hecho de no estar involucradas en una relación amorosa no indica que seamos mujeres incompletas o que tengas mala suerte en el amor, simplemente es una decisión que se ha tomado de manera consiente porque la prioridad en ese momento, es otra. También conozco a personas que les aterra la palabra “soledad” tanto como la palabra “envejecer”, es como si se imaginaran su futuro solas hasta morir. La verdad solía ser de esas personas a las que le aterraba esa palabra. Hasta que logre salir de una relación tóxica, medite y decidí darme un respiro de relaciones. La mejor decisión que tome. En este tiempo que me di para mi misma he aprendido a amarme, a ser más independiente y paciente, entendí que el amor no se busca…. Simplemente llegará cuando sea el momento. Pero para eso es necesario aprender a hacer cosas por nuestra cuenta, salir con amigos, hacer actividades nuevas, viajar, enfocarse en la carrera o en el trabajo. Lo importante es que primero te quieras a ti misma para poder querer a alguien más. Y cuando menos te des cuenta llegara esa persona especial para compartir tu vida.

Blog Personal, Motivacón, Reflexión

NUEVO COMIENZO

“PARA PODER SEGUIR A VECES HAY QUE EMPEZAR DE NUEVO”

Creo que todos hemos escuchado hablar sobre cerrar ciclos y comenzar de nuevo, siendo un poco más sabios, más estables y más capaces.
Esta frase me gusta mucho ya que me hace recordar todos los momentos en los que he necesitado empezar desde cero para poder seguir creciendo emocionalmente. Y es algo normal que todos los seres humanos necesitan en algún punto de la vida. Ya sea una vez o más.
Me gusta pensar que un nuevo comienzo no tiene fecha ni hora, en el momento que lo decidas puede suceder. Cuando estamos decididos a volver a empezar nacen nuevas ideas, aparecen nuevas personas y situaciones en el momento justo y necesario.
También aparecen nuevas sensaciones e interrogantes. ¿Estaré haciendo las cosa bien?, ¿Me juzgarán?, ¿Este será mi lugar?
Sin embargo, existen algunas ideas que nos ayudarán a comenzar un nuevo ciclo.

  1. Intenta nuevas cosas
    Siempre intenta algo nuevo en la vida. Lee cualquier tipo de libros, conoce nuevos lugares y nuevas personas. Las experiencias que nos da la vida son lo que marcarán lo que somos. Siempre es bueno arriesgarse.
  2. No temerle al fracaso
    A veces el fracaso es lo único que nos hace crecer y nos ayuda a aprender a afrontar los problemas.
  3. Sé egoísta
    Ser egoísta te permitirá enfocarte en tus necesidades. Cuando nos enfocamos en conseguir lo que queremos somos capaces de ser felices. Solo debemos tener presente no olvidar a las personas que nos acompañan en el camino.
  4. No trates de encajar Muchas veces intentamos que los demás nos acepten y olvidamos nuestra escencia. Nos esforzamos para cambiar nuestras ideas para que sean iguales a las del resto. Es importante recordar que ser diferentes es lo que nos hace destacar.
Ansiedad, Blog Personal, Reflexión

ANSIEDAD, COMPAÑERA MIA

Hoy les hablare de algo que me acompaña siempre y que una parte de mi no sabe como dejarla ir todavía. Es la ansiedad, para mi es algo con lo que lucho todos los días. Se preguntarán, ¿Qué es la ansiedad?, es una preocupación excesiva ante las situaciones de la vida cotidiana. Les contaré como es vivir con ella.

Tener ansiedad es estar permanentemente pendiente de cualquier posible peligro que pueda atentar contra nosotros. Es prepararse para salir de casa y de repente sentir una presión en el pecho. De pronto, nos consume un miedo horrible y no hay nada que se pueda hacer para detenerlo.  Algunos de estos ataques de pánico aparecen de la nada, mientras que otros pueden aparecer por el simple hecho de enfrentarse a una situación que nos produce ansiedad. Es tenerle miedo a lo que pueda suceder. Estos ataques a veces provocan que nos sintamos mareados o con la boca seca y sin ganas de salir por miedo que pueda suceder algo. Para las personas que sufrimos ansiedad, el miedo tiene otro significado, los miedos se amplifican y no siempre se van. A mí me pasa cuando me toca hablar enfrente de muchas personas.

Una vez me dijeron algo con respecto a la ansiedad, “Tus pensamientos se convierten en preocupaciones, y tus preocupaciones en pensamientos”.  cuanta razón, cuando se tiene un ataque de ansiedad, no se deja de reflexionar si debemos o no hacer eso que nos causa molestia. Nos la pasamos pensando… ¿Pasará algo?, ¿Saldrá bien todo? O, ¿si todo sale mal?

Por ultimo y se vuelve lo más angustiante, cuando las personas te dicen, “cálmate”. No es que no nos queramos calmar. Es simplemente que no se puede. Es una sensación que no nos deja ir fácilmente. Creo que es más sano cuando nos preguntan ¿Por qué nos sentimos así? Aunque no siempre sepamos el porqué.

Como mencione al principio, es algo con lo que todavía estoy luchando. Pero creo que es importante que las personas sepan como es la vida de alguien con ansiedad. Para mí el mayor reto es aceptar que tenemos ansiedad y es algo con lo que muchas personas conviven día a día.

“LA ANSIEDAD ES LA MENTE YENDO MÁS DEPRISA QUE LA VIDA” – Anónimo

Blog Personal, Reflexión

LA CUARENTENA Y YO

Desde hace días les quiero compartir cómo ha sido mi cuarentena, pero, no sabía cómo explicarlo. La verdad al principio sentí alivio cuando dijeron que iban a ser quince días encerrados me dije a mi misma, un descanso de la universidad y de todo. Conforme fueron pasando los días e iban alargando la cuarentena, comencé a sentir angustia ya que pensaba en mi abuelo paterno, mi papá y mis amigos que no los podía ver. Cuando comenzó todo me tomé un descanso de mi psicólogo…. bad idea. Mientras el tiempo iba pasando comencé a sentirme más ansiosa por las clases en línea, la situación en mi casa, lo antes mencionado además del miedo de salir y contagiarme de Covid.

Hubo un momento que ya no aguanté, tuve que pedirle cita a mí psicólogo con urgencia porque necesitaba hablar con alguien. Luego de eso, me ayudó a disminuir la ansiedad del encierro notablemente. Comencé a hacer ejercicio en casa todos los días, en el mismo horario, tuve que volver a hacerme el hábito de dormir temprano ya que al principio me dormía a la una o dos de la mañana y por las clases me despertaba a las seis, me sentía fatal. Me enfoqué en las clases en línea y en llamar a mi abuelo cuatro veces a la semana mínimo (todavía lo hago). Me propusieron a escribir mi blog pero no me animaba hasta ahora.

Puedo decir que mi cuarentena ha sido un sube y baja de emociones, ahora todavía siento un poco de ansiedad debido a la situación de la pandemia y que me pongo a pensar en que depara el futuro. Extraño ver a mis amigos y hacer mis rutinas normales, pero es cuestión de entender que por el momento no pasará. Y es cierto, nos da miedo el virus, no está mal, de hecho, mejor temerle a estar confiados en que si nos cuidamos o mantenemos el distanciamiento no nos enfermaremos. Igual es importante tener en cuenta que tarde o temprano tendremos que aprender a vivir con él. Nos guste o no.

Para terminar, les dejaré unos consejos de actividades que pueden hacer estando encerrados. Son actividades que me ayudaron a sobrellevar de una mejor manera la cuarentena y a mantener mi mente despejada.

1. Lee un libro: Si te gusta leer, esta es la mejor manera de pasar el tiempo. Yo ya me acabé otra vez mi librería, si quieres recomendaciones de libros deja un comentario.

2. Videollamadas: Queden un día a la semana para hacer video llamada con sus amigos y familiares. Les ayudará a distraerse y a reírse con ellos un momento.

3. Haz ejercicio: Existen muchas páginas o aplicaciones en donde pueden encontrar rutinas de ejercicios para hacer en casa.

4. Pasa tiempo en familia: Elijan un día a la semana y propongan juegos de mesa para realizar o ver alguna serie juntos.

5. Descubre nuevas series y películas

6. Relájate: Son muchos los días que nos quedan por delante en esta situación así que además de buscar actividades para entretenernos es importante dejar un poco de tiempo para relajarnos. Date tiempo para pensar, para reflexionar sobre todo lo que esta situación te hace echar de menos y valorar, para disfrutar de una buena canción, una buena siesta o leer tú libro favorito.

Blog Personal, Reflexión

LA TERAPIA Y YO

Hace poco una persona cercana a mí, decía que ir al psicólogo era solo para gente que estaba “loca”. Entonces me puse a pensar, para muchas personas ir a un proceso psicológico es señal de debilidad, pero en realidad, ir a terapia ayuda a convertirse en una persona fuerte emocionalmente, y puede aportar herramientas para poder adaptarse mejor a las situaciones difíciles que pueden presentarse al largo de la vida.

Para mí, asistir a terapia es ser valiente e inteligente, ya que en muchas ocasiones la persona que necesita ayuda no es consciente de que tiene problemas o evita afrontar la realidad. En mi caso, ir a terapia, aporto muchos beneficios a mi vida, me ha ayudado a sentirme mejor conmigo misma, antes de comenzar con mi proceso psicológico mi mente era un caos y pase por momentos en los que no sabía quién era o que quería con mi vida. Antes de comenzar a ir con mi terapeuta me causaban miedo o ansiedad muchas situaciones y no tenía idea de qué hacer en esos momentos, pero ahora cada vez que le expresó a mi terapeuta como me siento y libero mi carga emocional me siento aliviada. Les prometo que al salir se siente como si me hubieran quitado mil cosas de encima. También me ha ayudado a aprender cómo resolver conflictos, los cuales muchas veces son necesarios para el crecimiento personal, pero siempre es bueno resolverlos de una manera sana. Por último, ha hecho que logre estar en armonía conmigo misma y con las personas que me rodean.

En conclusión, no necesariamente ir a un proceso terapéutico es señal de ser “débil”, yo creo que es señal de que ya se fue fuerte por mucho tiempo y se necesita la ayuda de otra persona.